Pensamientos que no te permiten ser feliz.

865370291-400x350

El peso de los pensamientos en las consecuencias sobre nuestro cuerpo, nuestras decisiones y nuestros sentimientos, parece adquirir cada vez más valor. ¿Y si cambiamos el chip para sonreír más?

Aunque la Programación Neuro Lingüística ha sido tendencia en los últimos años, es un área con muchos años de historia y de estudio.  Los pensamientos negativos son inevitables, pero no la manera como los gestionamos. El miedo, la derrota, el dolor pueden ser sentimientos que nos permitan renacer o ser eternamente víctimas. Según Preston Ni, profesor y entrenador de comunicación interpersonal efectiva, “múltiples estudios han revelado cómo actitudes negativas crónicas pueden afectar la salud, la felicidad y el bienestar”. Ni presentó su libro, donde había un listado de pensamientos negativos comunes que hacen a la gente infeliz. Nosotros te presentamos algunos de ellos.



1. Lenguaje autodestructivo:

El lenguaje autodestructivo son mensajes que nos enviamos a nosotros mismos y que reducen nuestra confianza, disminuyen nuestro rendimiento y nuestro potencial, y en última instancia sabotean nuestro éxito. Este tipo de mensajes contraproducente incluyen frases como:

-    “No puedo …”
-    “No soy lo suficientemente bueno…”
-    “Yo no estoy seguro …”
-    “Yo no tengo lo que se necesita …”
-    “Voy a dejar …”

Para Ni la cuestión es obvia. Si nadie quisiera que otra persona le dijera que es malo o que no alcanzará el éxito en alguna cosa que emprende, ¿por qué deberíamos decírnoslos a nosotros mismos? Eso solo lleva a “convertirnos en nuestro principal detractor y enemigo”. Una cosa es ser autocrítico y otra desalentarse antes de que todo empiece.


2. Piensa mal, ¿y acertarás?:



Una forma predominante de pensamiento negativo es hacer un balance de una situación o una interacción, y presumir siempre el lado negativo. “Mirar el vaso medio vacío”, como se dice popularmente, es algo lamentablemente habitual y automático. 

Un trancón, ir al banco, una tarde de lluvia o una pelea con el jefe, por supuesto no tiene nada de positivo. Pero lo que dice Ni va más allá de ver el hecho, más bien apunta a la capacidad de relacionarse y de enfrentar esas circunstancias. “Esa elección puede hacerte más fuerte o más débil, más feliz o más sombrío, con poder o como víctima”, dice Ni.

Si está en un trancón, pruebe escuchando música relajante, ir al banco en la posibilidad de caminar un rato y alejarse del trabajo, etc. “Todo está en la forma que elija para relacionarse con el momento”, dice Ni.


3. La comparación con los otros:



Las comparaciones son odiosas, y más si lo que hacemos es confrontarnos negativamente frente a las características de otros. La vida entera podrías pasar diciendo que otras personas son más atractivos, ganan más dinero o tienen más amigos que tú.

Querer más de lo que se tiene es una característica común de los seres humanos. Pero la “anormalidad” es que eso se convierte en celos, sentido de inferioridad o una inadecuada interpretación de tus logros. 

”Las investigaciones indican que las comparaciones sociales negativas habituales pueden hacer que una persona experimente un mayor estrés, ansiedad, depresión, y toma de decisiones contraproducentes.

No dejes de leer nuestros artículos USANA todas las semanas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s