Proteja sus ojos del sol

Eye_Protection_Feature_16x9-725x408.png

Tome precauciones para reducir el daño
La mayoría de las personas entiende que los bloqueadores solares protegen nuestra piel del sol. La exposición excesiva a la luz UV aumenta el riesgo de enfermedades oculares, tales como catarata, crecimientos en los ojos y cáncer.
Los crecimientos en el ojo, por ejemplo, pterigión, pueden aparecer durante la adolescencia o en la segunda década de vida, especialmente en las personas que pasan mucho tiempo expuestas al sol del mediodía o en condiciones con intensa exposición a rayos UV como las existentes en las cercanías de ríos, océanos y zonas de montañas.
Las cataratas y los cánceres oculares por lo general tardan muchos años en desarrollarse.
Cada vez que estamos al sol sin protección ocular, podríamos estar intensificando el daño, lo que aumentaría nuestro riesgo de sufrir enfermedades oculares graves. Los bebés y niños pequeños tienen que usar gorras y lentes de sol por esta misma razón. Todas las personas, independientemente de la edad, deberían tomar precauciones cada vez que estén al aire libre.

¿Qué son los rayos UV?

Los rayos ultravioleta son una forma de radiación solar que el ojo humano no puede ver. Son rayos con una mayor energía que la de la luz visible. Hay tres tipos de rayos UV que pueden afectar la salud de los ojos.

Los rayos UVC son potencialmente lo más dañinos para nuestros ojos, pues tienen la mayor carga energética de todos los tipos de rayos UV. Las capas de ozono en la atmósfera bloquean casi todas las capas de UVC, lo que además significa que el agotamiento de la capa de ozono podría conducir a graves problemas de salud derivados de los rayos UV.

Los rayos UVB tienen una energía menor que los UVC. La atmósfera bloquea algunos de estos rayos, pero muchos siguen llegando a la superficie de la tierra. Estos rayos son los que provocan la producción de melanina y el subsiguiente oscurecimiento de la piel; además, en dosis más elevadas, llegan a causar quemaduras. Se cree que los rayos UVB contribuyen con la aparición de pinguécula y pterigios. Estos crecimientos en la superficie del ojo pueden llegar a ser antiestéticos y provocar problemas corneales, así como alteraciones de la visión. En altas dosis de corta duración, los rayos UVB también pueden producir fotoqueratitis, que es una inflamación dolorosa de la córnea. La “ceguera de la nieve” es el término común para referirse a la fotoqueratitis grave, la cual provoca pérdida temporal de la visión usualmente durante 24-48 horas.

Los rayos UVA son los que más se acercan a la luz visible en cuanto a la energía que irradian, lo que les permite pasar a través de la córnea y llegar al cristalino y la retina.

La sobreexposición a la radiación UVA ha sido asociada con el desarrollo de ciertos tipos de catarata; además, algunas investigaciones sugieren que los rayos UVA pueden contribuir con el desarrollo de la degeneración macular.

Niños y la salud ocular

baby-933097_1920-400x282.jpgEl riesgo de daño ocular producido por la radiación UV es acumulativo. Mientras más tiempo pasemos expuestos al sol, mayor será el riesgo. Algunos expertos señalan que como los niños pasan más tiempo al aire libre que los adultos, a la edad de 18 años una persona ya ha recibido la mitad de la exposición a la radiación UV que tendrá durante toda su vida. El cristalino en los niños es mucho más claro que en los adultos, lo que permite que penetre una mayor cantidad de luz UV al ojo y provoque daño en la retina.

Estar al aire libre cuando niños también tiene algunos beneficios para la salud del ojo. Algunas investigaciones señalan que los niños que pasan más tiempo expuestos a la luz diurna pueden reducir el riesgo de desarrollar miopía. Por lo tanto, no solo el ejercicio es excelente para la salud ocular, sino que ahora parece que hacer ese ejercicio al aire libre puede aportar un beneficio adicional. Llevar a los niños a jugar al aire libre no solo puede ayudar a reducir el riesgo de que sufran miopía, sino también les enseñará buenos hábitos en cuanto a la salud ocular para toda su vida.

eye-protection-from-sun.png

4 consejos para proteger los ojos contra el sol

  1. El daño ocular causado por el sol puede ocurrir en cualquier época del año, no solo en el verano; cada vez que esté al aire libre, use lentes de sol con bloqueo contra UV y sombreros de ala ancha. Verifique que sus lentes bloquean tanto los rayos UVA como los UVB y que tengan clasificación UV400 o 100 por ciento de protección UV.
  2. Recuerde que las nubes no protegen el ojo contra la luz UV. Los rayos solares pueden atravesar la niebla y las nubes poco densas.
  3. Nunca mire directamente al sol. Mirar al sol directamente en cualquier momento, incluso durante un eclipse, puede provocar retinopatía solar (daño a la retina por la radiación solar).
  4. No se olvide de los niños y de los miembros de mayor edad de su familia. Todos están en riesgo, proteja sus ojos con sombreros y lentes de sol.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s